Un estudio evidencia daños en la capacidad de vuelo de las abejas por tiametoxam

La capacidad de vuelo de las abejas sanas se puede perjudicar significativamente por el neonicotinoide tiametoxam, según evidencia el estudio realizado por científicos de la Universidad de California, San Diego, y publicado en Scientific Reports.

Investigaciones previas, señalan desde la Universidad, habían demostrado que las abejas que ingerían pesticidas neonicotinoides tenían menos probabilidad de regresar a sus colmenas. El descubrimiento actual, añaden, “plantea preocupaciones sobre cómo los plaguicidas afectan su capacidad de polinizar y los efectos a largo plazo sobre la salud de las colonias de abejas”.

Para probar la hipótesis de que el plaguicida afecta la capacidad de vuelo, los investigadores diseñaron y construyeron un molino de vuelo que les permitió volar abejas bajo condiciones consistentes y controladas.

Meses de pruebas y adquisición de datos revelaron que los niveles típicos de exposición a los neonicotinoides, que las abejas podrían experimentar al buscar alimentos en los cultivos agrícolas –pero por debajo de los niveles letales– resultaron en un daño sustancial a la capacidad de la abeja para volar.

“Nuestros resultados proporcionan la primera demostración de que una exposición realista de campo a este plaguicida puede alterar la capacidad de las abejas de volar, así como afectar a la distancia de vuelo, la duración y la velocidad”, dijo Tosi, investigador principal del estudio. “La supervivencia de las abejas depende de su capacidad para volar, porque esa es la única manera de recolectar alimentos. Su capacidad de vuelo también es crucial para garantizar la polinización de cultivos y plantas silvestres “, añadió.

La exposición a largo plazo al pesticida durante uno o dos días redujo la capacidad de las abejas de volar. La exposición a corto plazo aumentó brevemente sus niveles de actividad. Las abejas volaron más lejos, pero sobre la base de otros estudios, más erráticamente.

“Las abejas que vuelan más erráticamente a mayores distancias pueden disminuir su probabilidad de volver a casa”, añadió Nieh, profesor de la División de Ciencias Biológicas de la Universidad de California en San Diego.

“Este plaguicida normalmente no mata a las abejas inmediatamente. Tiene un efecto más sutil”, dijo Nieh.

“La abeja es un organismo altamente social, por lo que el comportamiento de miles de abejas es esencial para la supervivencia de la colonia”, añadió. “Hemos demostrado que una dosis sub-letal puede llevar a un efecto letal en la totalidad colonia.”

Los resultados

En la primera hora de consumir una sola dosis subletal (1,34 nanogramos/abeja), las pecoreadoras mostraron excitación y aumentó significativamente la duración del vuelo (+ 78%) y la distancia (+ 72%).

La exposición crónica disminuyó significativamente la duración del vuelo (-54%), la distancia (-56%) y la velocidad media (-7%) después de uno o dos días de exposición continua de las abejas a dosis de tiametoxam relevantes en el campo de 1,96-2,90 nanogramos/abeja/día.