UCCL denuncia más de un centenar de ataques de osos a colmenares en 2017

La Unión de Campesinos de Castilla y León asegura que los ataques del oso son cada vez más frecuentes en los colmenares de algunas zonas del norte de la provincia de Palencia y Valdavia, tales como Buenavista de Valdavia.

Los apicultores aseguran que han sufrido numerosos ataques desde el inicio del año 2017, después de haber encontrado algunos colmenares destartalados tras recibir la visita de algún plantígrado y ver las huellas de sus patas en las zonas afectadas. Algunos de estos apicultores han puesto los hechos en conocimiento de las autoridades y otros han abandonado finalmente la apicultura.

En una reciente reunión en Castrejón de la Peña acudieron más de 35 apicultores afectados por los ataques del oso, algunos de los cuales han visto sus colmenares atacados en varias ocasiones.

Desde la UCCL se lamentan de que hacer apicultura profesional en zona osera es muy difícil o imposible. Además de estar constantemente temiendo ataques de estos animales, representa “gastos extras, trabajos suplementarios y visitas más frecuentes a los colmenares”.

Para esta organización agraria, el incremento del ataque a colmenas “puede deberse, en parte al aumento de la población de plantígrados, pero hay otros factores como la proliferación de colmenas, sobre todo trashumantes, que llegan para la época de floración y atraen a los osos. El verano es una época con pocos alimentos para este animal; antes comían carroña y colmenas naturales. Con la prohibición de dejar animales muertos, la carroña prácticamente ha desaparecido y son muy escasas las colmenas naturales que quedan como consecuencia de las enfermedades propias de las abejas, por lo que el oso ataca las colmenas de los apicultores, cada vez más numerosas, que encuentra para coger un alimento del que siempre se ha nutrido”.

Añaden, que “este año, debido a la sequía, no ha habido casi alimentos para estos osos y no han hibernado, lo que podría haber acentuado su necesidad de buscar comida. En la actualidad estos animales están muy delgados, malnutridos, abandonados y deambulando de un lado para otro. Por tanto consideramos que la Junta de Castilla y León debería de preocuparse por suplementar la alimentación de estos animales como los ganaderos hacen con sus vacas”.

La Unión de campesinos de Castilla y León y las Asociaciones profesionales de apicultores profesionales de Asturias y Cantabria se reunirán en la Feria Apícola de Torrelavega para estudiar este tema entre otros.