XIX Encuentro Estatal del Sector Apícola de COAG

Sanidad, especialmente varroa, el mercado de la miel y la política apícola fueron los tres bloques principales de las jornadas del XIX Encuentro Estatal del Sector Apícola de COAG, celebrado en la localidad palentina de Amayuelas de Abajo, donde apicultores profesionales de las principales regiones productoras se reunieron para analizar el presente y futuro de la actividad en nuestro país.

La necesidad de “un giro de 180 ºC” en la estrategia de lucha frente a Varroa fue una de las conclusiones en el apartado de sanidad. Desde COAG, explican fuentes de la organización, se considera agotado el modelo actual y se apuesta por la necesidad de reeducar al sector sobre la estrategia de lucha frente al ácaro, de combinar los principios activos disponibles en el mercado con un adecuado sistema de manejo y de la participación activa del apicultor en el procesado de la cera; en la organización agraria señalaron también la necesidad de elaborar un documento de referencia sobre plagas emergentes.

El responsable del sector apícola de COAG Ángel Díaz, se dirige a los asistentes en uno de los grupos de trabajo organizados

El responsable del sector apícola de COAG Ángel Díaz, se dirige a los asistentes en uno de los grupos de trabajo organizados

Diferenciar y posicionar las mieles españolas como producto de alta calidad frente a mieles de importación, fue la principal conclusión del apartado del mercado de la miel, a la que se unieron la necesidad de proseguir en la demanda de un adecuado etiquetado para la miel que identifique de manera obligatoria el país o países de origen de las mieles, de replantear el cooperativismo apícola en España, apostando por modelos de participación colectiva y mejora de la comercialización y de regular la venta directa de productor.

Durante los dos días de jornadas se abordaron otros temas que afectan al sector apícola, como los plaguicidas (abogando por la continuidad en la elaboración de estudios sobre la peligrosidad de plaguicidas y por realizar una campaña de información sobre las actividades de la organización Bee-Life); los asentamientos apícolas (necesidad de estudios sobre carga ganadera, de primar en las solicitudes de ayudas de fincas destinadas a reforestación, pastos o dehesas, la presencia de asentamientos apícolas y de fomentar la utilización de espacios públicos para estos asentamientos); y las ayudas del Programa Nacional Apícola, donde se apostó por simplificar las solicitudes y por volver a la concurrencia no competitiva en la concesión de estas ayudas.