La falta de lluvias afecta a la cosecha de miel en amplias zonas del país

La falta de lluvias en los últimos meses en toda la península está suponiendo pérdidas importantes en las cosechas de miel, además de un aumento en gastos de alimentación y manejo para los apicultores.

Aunque la situación tiene siempre excepciones en algunos lugares y floraciones concretas, la sequía es muy grave en amplias zonas, en especial en Castilla y León, Galicia, Asturias, Cantabria, Canarias, Castilla-La Mancha o Extremadura.

Las presas del país están al 59% de su capacidad, con valores mínimos en las cuencas del Júcar y el Segura. La situación es “crítica” en zonas del Tajo, con limitaciones de consumo en Palencia.

Extremadura

En Extremadura, la ausencia de lluvias ha provocado, además de la pérdida de cosecha, que el sector solo haya recuperado hasta ahora el cinco por ciento de las colmenas muertas en invierno (un 25%), lo que obliga al apicultor a un gasto muy importante para llegar al número necesario que debe disponer cada año, ha señalado el responsable del sector Apícola de Asaja Extremadura, Paulino Marcos.

Por ello han pedido al gobierno extremeño la creación de un centro de cría de abejas reina que permita minimizar los efectos negativos de los años secos, como el actual, que dificultan la recuperación de la cabaña de abejas. Marcos propone que estas instalaciones estén en el Centro de Formación del Medio Rural de Moraleja (Cáceres) pues, entre otros aspectos, dispone ya de un aula apícola.

Castilla y León

Las organizaciones agrarias han calificado el año de “dramático” para el sector apícola por la falta de lluvias y el frío de los últimos días.

El responsable del sector de la Alianza UPA-COAG, Francisco Javier Fernández, ha señalado que “en este momento, no solo están en riego los futuros rendimientos en la cosecha, sino, lo que es más preocupante, la propia «supervivencia» de las abejas”. “No hay una buena primavera, la sequía hace que las plantas no aporten lo que debieran, y las colmenas no cuentan con el desarrollo necesario”, añade Fernández.

Aunque es pronto para hablar de resultados de campaña, las expectativas son inquietantes. Los apicultores trashumantes ni siquiera tiene claro donde ubicar sus colmenas. “No hacemos más que levantar de un desierto a otro”; y además el responsable apícola recuerda que los años secos están vinculados normalmente a épocas de mayor mortandad en las explotaciones.

El presidente de la Asociación Salmantina de Apicultores, Castor Fernández, ha manifestado también su “preocupación” ante las perspectivas de “una nueva campaña de polen y miel con pérdidas si no se producen cambios significativos” en la climatología después de un otoño e invierno “cálidos y muy secos” en la provincia.

Según ha explicado el presidente de la Asociación salmantina de Apicultores, Castor Fernández, la campaña pasada ya finalizó con pérdidas en el sector y hoy éstas “rondan el 50 por ciento debido entre otras cuestiones a la falta de precipitaciones y a las altas temperaturas”, que repercuten “de forma muy negativa en la floración de árboles y plantas que constituyen el alimento de estos animales”. Además, los costes de alimentación de las colmenas durante estos tres meses por la falta de floración se elevan.

Los apicultores han avisado también de la “alta mortandad de las abejas”, en la que además de todos estos factores “influyen cuestiones como el empleo de productos fitosanitarios nocivos para estos animales y a la presencia de enfermedades”.

Por su parte, la Unión de Campesinos de Castilla y León, UCCL, considera que “debido a la tremenda sequía que estamos padeciendo, y las heladas que se han producido durante los últimos quince días, la viabilidad de las explotaciones apícolas se encuentra comprometida”.

Afirman que en muchas zonas de la comunidad autónoma solo han llovido en torno a 100 litros/m2 desde la primavera del año pasado. Éste hecho ha provocado una intensa sequía que no está permitiendo que haya floración. Incluso las labiadas, explican, “que son capaces de florecer y producir néctar en climas semidesérticos, no están produciendo néctar porque no hay tempero del invierno y los rocíos no se producen”.

Además, debido las ultimas heladas “la práctica totalidad de los robles y brezos están quemados”, por lo que la característica principal de los bosques verdes de Castilla y León, apreciada por apicultores de nuestra comunidad y de las vecinas, se puede dar por perdida.

Por ello, desde UCCL advierten que las pérdidas económicas son muy elevadas, ya que, por una parte los núcleos que se hayan hecho, en torno al 50 % de ellos no son viables. Los núcleos que deberían hacerse ahora no pueden llevarse a cabo. Y con respecto a la producción de miel, UCCL estima que entorno al 80% está comprometida.

La organización suma a los efectos de la sequía su preocupación por la entrada de la ‘Vespa velutina’ en Castilla y León; desde UCCL creen que la administración “no está haciendo lo suficiente”.

Galicia

En Galicia a las sequía hay que añadir las heladas en muchas zonas, que ha afectado también a la producción de castañas.

Desde AGA consideran que aunque la producción no se conoce hasta el final de la campaña “la producción puede disminuir entre un 20 y un 30%. Además puede haber, añaden, “problemas de mortalidad por hambre porque muchos apicultores ya partieron sus colmenas”.

Tenerife

En la Isla, el presidente de la Asociación de Apicultores de Tenerife (Apiten), Roberto Marrero, calcula que la producción de miel se reducirá este año un 40% debido a la sequía. Las mieles más afectadas, añade, son “las de remata, tajinaste y otras como las que se dan en costa, que en este ejercicio no se han podido recolectar”.

Marrero señaló también el mayor coste en alimento, “la falta de lluvias lleva a una mayor mortandad de las abejas, y si no tienen alimento, somos los apicultores los que tenemos que alimentarlas”.

Como no todo son malas noticias, en la parte positiva Marrero destacó que el Gobierno canario “ha cedido a Apiten ser el órgano gestor de la Denominación de Origen Mieles de Tenerife. Eso es muy bueno para el sector”, además de “la puesta en marcha de tres salas de extracción periférica de miel, algunas de ellas ya están casi montadas. En concreto, se instalarán en Arico, Arafo y La Orotava”.