¿Están los fungicidas involucrados en la desaparición de las colmenas?

Una correlación entre la presencia de residuos de fungicidas en las colmenas y la muerte de las colonias en invierno, es una de las conclusiones del estudio científico llevado a cabo conjuntamente por el Centro Apícola de Investigación e Información (CARI) y el Centro de Investigación Agrícola de Valonia (CRA-W) sobre las causas de la desaparición de las abejas publicado recientemente en la revista Plos One.

En el estudio se realizó un seguimiento a más de 300 para evaluar su estado de salud y nutricional; en las muestras recogidas se analizó la presencia de virus y de residuos de plaguicidas o medicamentos veterinarios.

En las colmenas se encontraron 23 químicos diferentes y una relación significativa entre la presencia de fungicidas en las colmenas y la muerte de las colonias. De hecho, las colonias que mostraban síntomas de despoblamiento contenían un promedio de dos veces más residuos de fungicida colonias sanas. El estudio muestra también que a mayor número de fungicidas, aumenta la probabilidad de desaparición de las colmenas.

Los autores (Simon-Delso, San Martin, Bruneau, Minsart, Mouret y Hautier), señalan lo inesperado de estos resultados, pues a diferencia de los insecticidas, los fungicidas utilizados para el control de enfermedades de las plantas, siempre han sido considerados, en base a la toxicidad aguda, como ligeramente tóxico o inocuos para las abejas. Consideran que estos fungicidas pueden tener efectos sobre las larvas o sobre los microorganismos del tracto digestivo de las abejas o el polen del que se alimentan. Los fungicidas también pueden interactuar con otras sustancias tales como insecticidas o acaricidas (sinergias). Por último, podría ser que los fungicidas no tienen efecto en las abejas, pero que demuestran la aplicación de otras sustancias que se utilizan en una dosis más baja o se degradan de forma rápida y que sí tendrían un efecto en las abejas. Por ello, consideran que es necesario realizar en breve nuevas investigaciones en este sentido.

Por el contrario, en los resultados no se aprecia una diferencia entre la media de cantidad de residuos de acaricidas-insecticidas entre las colonias sanas y las colmenas con despoblamiento.

Los autores, no detectan una relación significativa con los virus. Además, el estudio también muestra que la probabilidad de morir aumenta en los colmenares rodeados principalmente de cultivos.